viernes, 27 de marzo de 2020

Feitag



El viernes es para nosotros el día de Venus, la equivalente latina a la Afrodita griega.

En alemán, viernes se dice “Freitag” y también le debe su nombre a una diosa. Existen dos posibles candidatas: la diosa Frigg y la diosa Freya.

Frigg era la mujer de Odín (jefe de los dioses nórdicos), y era la protectora del matrimonio y la maternidad. En ese sentido se parece a Juno, Hera para los griegos.

Freya era la diosa del amor y la fecundidad para los pueblos germánicos del norte, más equivalente en cierto modo a Venus.

No queda del todo claro de cuál de las dos proviene el nombre del día en alemán, también porque el papel y el nombre de ambas han ido variando con el tiempo. Pero, si en alemán no está claro al 100% que “Freitag” sea el día de Frigg, en ingles no queda duda: viernes se dice “Friday”.

En realidad, no sé si importa demasiado. A mí me sirve pensar que es el día de una diosa (el único) y de una relacionada además con la maternidad, la fecundidad, la pareja, el amor y todas esas cosas.

El jueves seguirá siendo mi día favorito, pero hay que reconocer que el viernes también tiene su qué.

sábado, 21 de marzo de 2020

Donnerstag



Hoy le toca el turno a mi día favorito: el jueves.

El jueves tiene un nombre genial, ¿a que sí?: nada menos que el día de Júpiter.

En alemán, jueves se dice “Donnerstag” y es el día de Thor, (o Donar, como se le llamaba en alto alemán antiguo). Thor es ese dios fuertote con melena pelirroja al viento y martillo en ristre que, al parecer, no se andaba con sutilezas. Tradicionalmente se le asociaba con las tormentas, los rayos y los truenos. De hecho “der Donner” significa “el trueno” en alemán actual.

Aunque el jefe oficial de los dioses nórdicos y germánicos era Odin / Woden, algunos piensan que Thor / Donar le seguía de cerca, sobre todo en algunas épocas. Por eso, cuando se adoptó el nombre “día de Zeus/Júpiter” en las lenguas germánicas se le dedicó a Thor. Claro que lo de los truenos seguro que también tuvo algo que ver en el asunto.

En inglés, el jueves también es el día de Thor: “Thursday”.

¡Ay!, es difícil no engancharse ni un poquito a la mitología nórdica. Sus protagonistas actúan tan a lo bestia a veces y tan sutil e ingeniosamente otras que me tienen seducida. Y las aventuras de Thor son especialmente interesantes: tan pronto se está liando a martillazos con gigantes como se pasea por ahí disfrazado de novia. Muy recomendable. 




viernes, 13 de marzo de 2020

Mittwoch




Hoy nos toca hablar del miércoles. 

En castellano es el día de Mercurio, (versión latina de Hermes). Mercurio era, entre otras cosas, el mensajero de los dioses y por eso se le representa muchas veces con alitas en las sandalias o en el casco. Qué mejor que un dios al que le gusta moverse para darle nombre al elemento “mercurio”, ¿verdad? Pero bueno, que me disperso. A lo que íbamos.
¿A qué misterioso e interesantísimo dios germánico-nórdico le debemos el miércoles? Pues a ninguno, la verdad: 

Mittwoch significa simplemente “mitad de la semana”. 

Die Mitte” es la mitad, en el sentido de “en medio”.
Die Woche” es la semana.

Sencillo y estéril, en comparación con los días que habíamos visto hasta ahora.
Parece ser que los misioneros cristianos que fueron a evangelizar a los pueblos germánicos quisieron evitar que se usara el nombre de una deidad precristiana para referirse a ese día. El dios que se usaba hasta ese momento era Woden, también llamado Odín, padre de los dioses y el dios más importante de la mitología nórdica. Los ingleses, que al parecer no se dejaron convencer a cambiar el nombre del día, sí mantienen la referencia a Wodan en su miércoles: “Wednesday”.

Por qué tuvo éxito la iglesia a la hora de doblegar a Woden/Odín, pero no a los otros dioses, como el del lunes o el martes, es una cuestión interesante. Quizá les asustaba el hecho de que fuera el dios más importante para esos pueblos y le pusieron más empeño. 

Ahí nos queda en cualquier caso el insulso resultado, ese aburrido “Mittwoch”, plantado en medio de la semana.

viernes, 6 de marzo de 2020

Dienstag




Seguimos con los días de la semana. Hoy nos toca hablar de Martes, que para nosotros es el día de Marte, el dios romano de la guerra.
En alemán, martes se dice “Dienstag”.
Yo, que me paso de listilla muy a menudo, ya había encontrado mi propia explicación para el nombre de este día. Lo tenía todo clarísimo: ya sabía que “der Dienst” significaba servicio, turno, oficio (por ejemplo, estar de servicio se dice “in Dienst sein”) y que se podía usar para referirse a un servicio religioso (una manera de decir “misa” en alemán es “der Gottesdienst”, que junta “der Gott” = Dios, con “der Dienst”, servicio). Por eso, en mi cabeza, martes, “Dienstag”, se llamaba así seguramente por algún tipo de servicio religioso típico de los martes. 
Ya me felicitaba yo por mi inteligente deducción cuando descubrí que la realidad no tenía nada que ver.
El caso es que el nombre “Dienstag” viene también de Marte, o mejor, del equivalente nórdico-germánico del dios romano de la guerra. Este dios se llamaba Tyr y era nada menos que hijo de Odín. Al igual que a Marte, a Tyr se le veneraba como dios de la guerra y de la victoria, pero también como guardián de la ley y la justicia. Por eso era el protector de los "Things", unas las asambleas de gobierno que tenían las tribus germanas.

El nombre de este dios Tyr, tiene muchas variantes en las distintas lenguas, en inglés antiguo se le llamaba Tiw o Tig, de ahí que el martes en inglés sea "Tuesday".

A Tyr le falta una mano. La culpa la tiene Fenrir, un lobo gigantesco, y aquí (en el apartado de la leyenda) cuentan cómo sucedió.

Así que esa es la historia de por qué martes se dice “Dienstag” en alemán, “Tuesday” en inglés, y de cómo me pasé de listilla pero al final rectifiqué y acabé descubriendo los ingredientes mágicos con los que los enanos fabricaron Gleipnir, la cadena sedosa con la que los dioses ataron finalmente a Fenrir. Y me encanta.

viernes, 28 de febrero de 2020

Montag



Me gustaría hablaros de los nombres de los días de la semana en alemán. Hoy empezaremos por el lunes.

“Montag” es, como en castellano y en tantas otras lenguas, el día de la Luna.
La verdad es que, cuando se me ocurrió escribir sobre este tema, imaginé que iba a empezar por algo más revelador, pero bueno, no será brutalmente sorprendente, pero al menos es bonito.

Guisante, ¿por qué has dibujado la Luna con bigote? Pues porque la Luna en alemán es en realidad “el Luno”, der Mond. Para los romanos y los griegos era una diosa, y por eso para las lenguas latinas, la Luna es claramente femenina. Pero para los pueblos germánicos existía un dios llamado Mani, hermano de la diosa del Sol, que conducía el carro lunar por el firmamento (más información en alemán aquí). Así que ya sabéis, la Luna es chico en alemán y el Sol, chica.  

Que el lunes es el día de la Luna es algo sobre lo que parece haber bastante unanimidad mundial. En muchísimos idiomas, como el inglés, el castellano, el francés, el italiano, el catalán, el alemán, incluso el japonés, este es el día de la Luna, tal como lo era en latín.

Otras lenguas, incluyendo muchas eslavas, prefieren nombrar el lunes como el día que sigue al domingo, importante por razones religiosas.

¿Pero, por qué designó la tradición greco-romana al lunes como el día de la Luna?
Pues parece que los nombres tienen su base en la astrología helenística. El nombre se eligió en base al cuerpo celeste que presidía las primeras horas de cada día.
De este modo el orden de los días era Helios (Sol), Selene (Luna), Ares (Marte), Hermes (Mercurio), Zeus (Júpiter), Afrodita (Venus) y Cronos (Saturno).
Esta información proviene de esta fascinante página de Wikipedia.
Como iremos viendo poco a poco, en alemán algunos nombres de la semana se han desviado de esta pauta, aunque, en algunos casos, solo en apariencia.

A mí me fascina aprender estas cosas. Pintan de magia las cosas de todos los días.

Así que el lunes, “Montag”, es el día de la Luna. Y visto así, no resulta tan detestable.

 
Creative Commons License
El Guisante Esprejen Doich by El Guisante Pensante is licensed under a Creative Commons License.