martes, 29 de junio de 2010

Erzählen, otra manera de contar



Bueno, aquí estoy de nuevo. Esta vez para sacarme la espinita de terminar la serie de dibujos que se me habían ocurrido en relación a contar, pagar y contar (o relatar), que en alemán se parecen mucho entre sí.

En castellano, para hablar de "contar cosas" (uno, dos, tres...) y "contar una historia" se usa el mismo verbo. En alemán, como vemos, se usan dos verbos, "Zählen" para contar con números y "Erzählen" para contar o narrar historias, aventuras o sucesos. En realidad son muy parecidos, pero no iguales. Por el mismo precio aprendemos que "das Erzählen" significa "la narración", por aquella cosa de los verbos-sustantivos que ya conocemos de "reír-la risa" (lachen-das Lachen) etc.

Las historias que se cuentan y la historia en general, por ejemplo, la del siglo XX, también se nombran con la misma palabra en alemán: "die Geschichte"

Así, vemos en el dibujo al abuelo Guisante contando una historia a los pequeños guisantes, y lo pillamos justo justo al principio, cuando les dice "Érase una vez", es decir "Es war einmal...".

Creo que el próximo post será sobre cómo terminan los cuentos en alemán, porque me gusta mucho también... ¿os aguantaréis la curiosidad sin wikipediarlo?

martes, 22 de junio de 2010

Das Brot, die Semmel

¡Desde el 7 de febrero sin escribir nada! ¡qué tristeza! y no es que no tuviera ideas, ni que no estuviese aprendiendo palabras por ahí, ¡qué va! poco tiempo y muchas nueces... pero, estoy de vuelta, espero que para quedarme, pero quién sabe con qué constancia...




El pan, "das Brot" es una cosa, una cosa neutra, incontable y general, y existen muchos tipos de pan por estos lares, panes más o menos ácidos, panecillos con miles de semillas, etc. Pero no se puede hablar de pan en Viena sin hablar de "la Semmel", "die Semmel", que es el unico panecillo con mofletes rosas de la foto. Semmel es la reina de Viena, la estrella de todos los bocadillos, y seca y rallada el centro de mil comidas y hasta de postres.
Los amigos de Semmel, esos otros alegres panecillos, se llaman en Austria "Weckerl". Creo que ya había mencionado que en Austria la terminación "rl" se usa como diminutivo, hace pequeñas las palabras, así que un "Weckerl" es un "Wecken" pequeño. ¿Y qué es un "Wecken"? pues parece que es una "hogaza" (de pan) aunque esta palabra no se usa mucho. El "Wecken" es masculino, osease "der Wecken" y los "Weckerl", como todas las cosas en diminutivo (que yo sepa, por favor seres más sapientes, corregidme si me equivoco) es una palabra neutra.

En fin, basta de rollo, baste saber que estos panecillos, los "das Weckerl" y las "die Semmel" son lo que en Alemania tendríais que pedir como "Brötchen"... (neutro también por que son panecillos...)

Esto me ha quedado un poquillo lioso...

 
Creative Commons License
El Guisante Esprejen Doich by El Guisante Pensante is licensed under a Creative Commons License.